Dietas Bajas en Grasa Mejoran El Humor

www.foro.expreso.com

Hacer dieta generalmente se asocia con esfuerzo y sacrificio. Sin embargo, un grupo de investigadores de Australia encontró que los regímenes con pocas grasas mejoran el humor de quienes lo realizan.


Por el contrario, los planes que disminuyen los carbohidratos ayudan a bajar de peso pero no generan más sonrisas. Hoy en día constantemente se diseñan y estudian nuevos tipos de dietas para lidiar con la epidemia de obesidad. Los programas cetogénicos, como la famosa Dieta de Atkins, se basan en la restricción en la ingesta de hidratos de carbono y un alto consumo de proteínas y grasa. Este desbalance nutricional genera diversos cambios metabólicos, entre ellos la liberación de cuerpos cetónicos al torrente sanguíneo.



Estos compuestos se producen en el hígado para suministrar energía al corazón y al cerebro solamente en casos especiales, como una baja en el nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia) o un largo ayuno.



Como las dietas que cortan con los carbohidratos generan una situación metabólica particular, el organismo los libera y como consecuencia se logra un descenso en la grasa corporal. Sin embargo, muchos médicos cuestionan su utilización porque aseguran que afecta a la salud.



Además, sostienen que a largo plazo no son mejores que las dietas tradicionales para bajar de peso y mantenerse delgado. Mientras la polémica continúa, los investigadores australianos se abocaron a comparar ambos tipos de programas (los bajos en carbohidratos y los que reducen las grasas), para ver cuán efectivos son para bajar de peso y mejorar el estado de ánimo.




La dieta de la sonrisa

Se trabajó con un grupo de voluntarios con sobrepeso u obesidad, de alrededor de 50 años. Durante un año, la mitad siguió una dieta restringida en grasas mientras que el resto adoptó un plan con escasos carbohidratos.



En todo este período se realizó un seguimiento detallado de distintos aspectos de su salud, como el descenso en el peso, las funciones cognitivas (como la memoria o el aprendizaje), el estado de ánimo y el bienestar general.



Al concluir los 12 meses del estudio, se observó que en promedio todos habían perdido la misma cantidad de kilos. Las funciones cognitivas también permanecieron iguales, pero la gran diferencia se observó en el humor.



En los primeros dos meses los voluntarios de ambos grupos se volvieron más alegres, pero a largo plazo la situación fue distinta. Mientras que las personas que siguieron la dieta baja en carbohidratos vieron como su estado de ánimo decaía, los voluntarios que cumplieron el régimen con escasas grasas mantuvieron un humor maravilloso.



Los investigadores consideran que si las dieta con pocos carbohidratos afectan el estado de ánimo, entonces bloquean los efectos positivos de bajar de peso.