William Ospina
Ganador Premio Romulo Gallegos

www.epdlp.com

Poeta, ensayista, novelista y traductor colombiano nacido en Padua, Tolima. Estudió Derecho y Ciencias Políticas en Cali, dedicándose más tarde al periodismo. Es autor de los libros de ensayos, Aurelio Arturo (1991), Es tarde para el hombre (1994), Esos extraños prófugos de Occidente (1994), Los dones y los méritos (1995), Un álgebra embrujada (1996), ¿Dónde está la franja amarilla? (1997), Las auroras de sangre (1999) y Los nuevos centros de la esfera (2001); y de los libros de poemas, Hilo de Arena (1986), La luna del dragón (1992), El país del viento (1992) y ¿Con quién habla Virginia caminando hacia el agua? (1995). En el año 2005 ha publicado su primera novela Ursúa, en la que aborda la historia de Pedro de Ursúa, conquistador español fundador de la ciudad colombiana de Pamplona. Un verdadero testimonio dramático de la colonización. William Ospina está considerado como uno de los poetas y ensayistas más destacados de las últimas generaciones y sus obras son mapas eruditos de sus amores literarios, acompañados de declaraciones ideológicas sobre la historia y el mundo moderno. En 1992 obtuvo el primer Premio Nacional de Poesía del Instituto Colombiano de Cultura.



Ya es tarde para decirle a Colón que no desembarque”, manifestó el escritor colombiano William Ospina en su discurso de aceptación del prestigioso y polémico premio Rómulo Gallegos. A sus cincuenta y cinco años de edad y tras escribir la segunda novela de su vida titulada “El país de la canela”, Ospina se une a un grupo de novelistas consagrados de América Latina. Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes, Roberto Bolaño y Arturo Uslar Pietri son sólo algunos de los pasados ganadores.


La novela premiada retoma uno de los temas más importantes de la literatura americana: el Mestizaje. El premio, descrito por algunos estudiosos como el Nobel latinoamericano, se otorga cada dos años a la mejor novela escrita en español. La historia que cautivó en esta ocasión al jurado es un relato histórico, que invita a un nuevo acercamiento a la conquista del río Amazonas. Se trata, además, de la segunda novela de una trilogía que comenzó con “Ursúa”. Actualmente, Ospina trabaja en la última entrega de la historia “Los ojos de la serpiente” que espera que esté lista en año y medio.



El premio, descrito por algunos estudiosos como el Nobel latinoamericano, se otorga cada dos años a la mejor novela escrita en español. La historia que cautivó en esta ocasión al jurado es un relato histórico, que invita a un nuevo acercamiento a la conquista del río Amazonas. Se trata, además, de la segunda novela de una trilogía que comenzó con “Ursúa”. Actualmente, Ospina trabaja en la última entrega de la historia “Los ojos de la serpiente” que espera que esté lista en año y medio.


Como casi todas las buenas novelas, se trata también de una obsesión. El también poeta y ensayista colombiano descubrió hace veinte años la obra del poeta del siglo XVI Juan de Castellanos, el autor del poema más extenso escrito en español “Elegías de varones ilustres de Indias”. El encuentro con este ambicioso texto poético ha sido muy fructífero. Ospina comenzó por escribir un ensayo al que dedicó nueve años de su vida “Las auroras de la sangre: Juan de Castellanos y el descubrimiento poético de América”, publicado en 1999. Tras terminar esta obra, Ospina se dio cuenta de que no era suficiente y que sentía la necesidad de vivir la historia de estos conquistadores. Fue así que incursionó por primera vez en el género novelesco.



William Ospina es considerado como uno de los más brillantes autores de posboom de la literatura latinoamericana. Hay quienes incluso apuestan a que será el próximo premio Nobel colombiano. Serio y austero, Ospina es un escritor muy prolífico, publicando todos los años varios libros de ensayos, además de poesía. Es un gran admirador de la obra del argentino Jorge Luis Borges y de su compatriota Gabriel García Márquez. Uno de sus ensayos más conocidos es “¿Dónde está la franja amarilla?”. Aquí hace un agudo análisis de la realidad colombiana y los factores que inciden sobre ella.


Con este premio, dotado de $ 135,000, estrecha los lazos entre su amigo y compatriota García Márquez, ganador de la segunda edición del Rómulo Gallegos. De hecho, el autor de “Cien años de soledad” eligió en 1982 a William Ospina para que leyera sus memorias “Vivir para contarla” antes de su publicación. En el 2005 afirmó que la primera novela de Ospina, “Ursúa”, era el mejor libro del año.


Los otros colombianos que han sido galardonados con el Rómulo Gallegos son Manuel Mejía y Fernando Vallejo.